Rosario es la cuna de muchos personajes conocidos tanto a nivel nacional como internacional. El jugador de fútbol del Barcelona, Lionel Messi; el ex director técnico de la selección chilena, Marcelo Bielsa, y la ocho veces declarada mejor jugadora del mundo, la hockista Luciana Aymar, son tres de las muchas figuras que componen la larga lista de famosos rosarinos. Pero sin duda hay uno de alcance mundial más conocido que Messi: Ernesto ‘Che’ Guevara.

Rosario

Como tantas otras ciudades en el mundo, destacar a uno de los personajes más famosos que nacieron o vivieron en ese lugar, suena como algo lógico. En Vicuña tenemos un museo de Gabriela Mistral, en Ciudad de México la Casa Azul de Diego Rivera y Frida Kalho, las tantas casas de Pablo Neruda en Chile y la de Edgar Allan Poe en Maryland son algunas de las icónicas viviendas que presumen de la estancia de estos personajes dentro de ellas. Pero parece que con el ‘Che’ Guevara la historia es diferente.

Tras la pista del ‘Che’

Rosario fue la segunda parada de unas invernales vacaciones que hice con mi partner de viajes, Scarlett, en julio de 2013. De un recorrido argentino que partía en Buenos Aires y terminaba en Córdoba, decidimos detenernos en Rosario para conocer la ciudad y ver qué nos ofrecía.

Su hito más conocido y uno de los más importantes de todo el país es el Monumento a la Bandera, porque ahí se enarboló por primera vez la bandera argentina, así que es todo un espacio dedicado a eso. Pero más allá de la importancia de este lugar y de la fama que tienen los helados rosarinos, sabíamos que el ‘Che’ Guevara había nacido ahí y en los mapas citadinos se señalaban dos puntos aparentemente importantes para conocer en esta ciudad: la casa natal del ‘Che’ y un monumento en una plaza. Así que ¡vamos por ellos!, pensamos.

Casa natal: decepción nº1

Che Rosario 1

Caminando por el centro y con mapa en mano para no perdernos entre calle y calle, queríamos pasar por la casa natal del ‘Che’. “Un museo será”, pensábamos, porque se supone que es alguien importante a nivel mundial y, estés o no de acuerdo con sus ideales, es el ‘Che’, el dueño de la cara más veces multiplicada en camisetas que he visto.

Y fue así como de repente con mi amiga nos encontramos en la esquina que mostraba el mapa como “la casa natal del ‘Che’ Guevara”, pero no veíamos más que un espacio cerrado que señalaba que ahí había nacido este famoso guerrillero.

Sí, concedo la idea de que el edificio es bien bonito y abarca toda la esquina, pero no está abierto al público. Por fuera hay un banderín que señala qué lugar es y su importancia, pero nada más. Lamentable, porque podrían sacar provecho y hacer de ese espacio un museo para atraer a los turistas de todo el mundo, porque, como dije antes, es un personaje de fama mundial que ha permanecido en la memoria durante generaciones, y Rosario no hace nada para demostrarlo.

Escultura del ‘Che’: decepción nº2

Che Rosario 2

Cuando salimos de viaje, mi amiga Scarlett y yo siempre buscamos la manera de combinar diversión con cultura, pero más importante que eso, buscamos la forma de ahorrar lo más posible. Así que, aunque el taxi en Argentina es barato en comparación con Chile, decidimos caminar unas cuadras para llegar a la plaza donde encontraríamos una escultura dedicada al ‘Che’ Guevara.

No pensamos que la caminata fuera a ser tan larga, “pero sirve para conocer más la ciudad”, pensamos las dos. Hacía un calor sofocante en pleno invierno, de ese húmedo del que ninguna está acostumbrada. Después de días de lluvia y de estar nublado, este rayo de sol fue suficiente para parar en una heladería y probar los famosos helados rosarinos. De lo rico y de la buena fama bien concedida, hablaré en otra historia.

“Y fue así como de repente con mi amiga nos encontramos en la esquina que mostraba el mapa como “la casa natal del ‘Che’ Guevara”, pero no veíamos más que un espacio cerrado que señalaba que ahí había nacido este famoso guerrillero”.

Así que, luego de esta parada, seguimos alejándonos más del centro y caminamos y caminamos por un sector residencial hasta que de frente nos encontramos con una gran plaza. Pero no era como lo habíamos imaginado.

Grafitis, pasto seco y la cara de una zona descuidada rodeaban lo que, al parecer, correspondía a la escultura del ‘Che’, como lo señalaba el mapa. Pero ésta tampoco parecía hacerle mucha justicia al guerrillero rosarino. Llena de excremento de palomas, pintura descuidada, facciones extrañas y pies como zapatos de payaso; así se ve y es la mejor descripción que puedo dar. En su base las colillas de cigarros abundaban, que son las que dejan los skaters que se juntan ahí. “Si el ‘Che’ viera esta escultura, se revolcaría en su tumba”, me dijo Scarlett y le encontré la razón.

Así que de Rosario finalmente destacamos otras cosas (que estarán en un próximo post). Pero si vas con la idea de conocer más sobre la historia del ‘Che’, definitivamente este no es el lugar para seguir su pista.

che guevara

Artículo original publicado en Faro.travel