Puerto Octay: un recorrido por su zona típica

Su gastronomía, arquitectura y belleza natural; son los tres atributos que encantan a todo visitante de Puerto Octay. Si no tienes tiempo de recorrer todo de esta sureña comuna de Chile, aquí te doy unos datos para que conozcas su zona típica.

En la ribera del lago Llanquihue, con vista a tres volcanes, Puerto Octay se alza como una comuna donde predominan las tradiciones alemanas, de aquellos colonos que llegaron en el siglo XIX. Tradiciones que se mezclan con las chilenas y con los ricos productos que entrega la región, haciendo que todos quienes visiten Puerto Octay, se vayan felices de haber estado en este lugar.

Porque apenas llegamos allí, en su zona típica podemos ver restos de arquitectura alemana, las promociones de su tan famoso queso, oír el canto (o lo que sea que hagan) de las bandurrias, admirar las cumbres de los volcanes y saber que en un par de calles podemos encontrarnos con el hermoso lago Llanquihue.

Pero Puerto Octay tiene más. Porque además del lago Llanquihue, la comuna también abarca al lago Rupanco, una zona que guarda mucha historia, como la de un hotel que desapareció en su fondo sin dejar rastro en el terremoto de 1960. Eso va en un próximo post.

Pero si eres de aquellos que quiere visitar Puerto Octay aunque sea por el día, aquí te cuento lo que puedes ver en la zona típica de esta comuna, como llegar a ella desde distintos puntos, dónde comer, dónde hospedarte, qué comprar y por qué vas a querer volver.

Qué ver

Casas patrimoniales

Como te decía en un comienzo, la comuna guarda casas patrimoniales donde algunas tienen más de 100 años. Aunque no todas están abiertas al público, la fachada sirve para ver (e imaginarse) cómo vivían las familias de antaño.

En el área nos encontramos con inmuebles de valor monumental, inmuebles calificados como de interés histórico artístico y también los calificados como valor ambiental.

Algunas de esas casas son tiendas, hotel, un museo o solo casas; cuyas construcciones se definen con los estilos Primitivo, Neoclásico y Chalet.

Biblioteca Pública Emilio Held Winckler y Museo El Colono.
Casa Wulf

Parroquia San Agustín

La vas a ver con solo entrar a la comuna. Es más, apenas te asomas a la entrada a Puerto Octay.

En 1896 se construyó la primera capilla en Puerto Octay, pero como parroquia fue creada en 1904 y un incendio en 1907 la destruyó por completo. Pero para las familias asentadas en la zona era tan importante su existencia, que ayudaron en la construcción de la iglesia que hoy conocemos, teniendo listo en 1908 el muevo Templo de San Agustín.

Tiene un estilo neoclásico y para su construcción se utilizaron maderas de la zona, como el alerce y el laurel; construcción que además ha sido muy firme, pues ha soportado diferentes terremotos ocurridos a lo largo del tiempo.

Colegio San Vicente de Paul

Aunque solo se puede conocer por fuera, ya que es un colegio en funcionamiento, no debes dejarlo pasar. Tiene una impronta histórica muy importante para la comuna y hasta el día de hoy gusta mucho su arquitectura.

Data de 1931, ya que la construcción original anterior se destruyó un año antes en un incendio. Hasta 1967 funcionó como colegio internado, a cargo de las Hermanas de la Caridad; pero luego lo adquiere el Instituto de Educación Rural, quienes lo hacen andar como la Central de Capacitación Femenina. Esto hasta 1992. Luego de unos años, en 1999 se abre nuevamente como lo que se conoce hoy, el colegio San Vicente de Paul.

Museo El Colono

Para entender la historia de la migración y cómo era antes la zona, es importante que se asista a este museo. En él, hay objetos, fotografías y gráficas que dan testimonio del desarrollo de la comuna.

La entrada cuesta solo CLP$ 1.000 y en su interior tienes a un guía que te cuenta un poco más de la historia, para que entiendas lo que estás viendo.

Dirección: Independencia 591.

DATO: Si no quieres realizar estos recorridos caminando, también está la opción de arrendar bicicletas con Octay Aventura, servicio ubicado en el Hotel Haase de Puerto Octay. Katia, su dueña, te arrienda la bici según las horas acordadas, y así sales en ella a recorrer incluso más allá de la zona típica. Las bicicletas cuentan con casco y los valores son de CLP$ 2.000 por hora. Pronto se harán tours por la zona típica y sus alrededores. Para más info debes dirigirte a Hotel Haase (Pedro Montt 344).  

Dónde comer

Baviera: a un costado de la plaza está este restaurante donde puedes almorzar a la carta o con un menú de dos opciones que entregan diariamente. El menú contiene sopa, ensalada, plato de fondo, postre y bebestible; por solo CLP$ 5.000.
Cuando yo fui, tuve la suerte de comer este menú que en esa oportunidad traía un pastel de papas. El plato es abundante y sin duda quedas satisfecho, tanto por la cantidad como por la buena cocina que ofrecen.
Dirección: Alrededor de Plaza de Puerto Octay.

Hotel Haase: un hotel con historia cuya edificación data de 1894 en el que no solo puedes hospedarte, sino que conocerlo a la hora de almuerzo o cena; o también disfrutar de sus famosas onces alemanas (a CLP$ 13.000) con muchísimos productos, ideales para compartir entre dos e incluso, tres personas. Sus almuerzos variados ofrecen gastronomía típica de la zona. Una delicia. Si es la época, prueben el pastel de choclo, mi favorito de este lugar.
Dirección: Pedro Montt 344.

Dónde hospedarse

Si deseas quedarte una noche en Puerto Octay (o más) y buscas un buen hospedaje dentro de la zona típica, te recomiendo estos dos:

Hostal Triwe: ambiente familiar, atendido por su dueña y con el mejor servicio. De una a cuatro personas pueden hospedarse en esta cómoda hostal de cálido ambiente y un buen, pero buen desayuno incluido. Las habitaciones van desde los CLP$ 30.000, con baño privado, televisión y buena conexión de wi-fi. Lee más de Hostal Triwe en mi reseña AQUÍ.
Dirección: Pedro Montt 475.

Hotel Haase: como comentaba anteriormente, es una edificación que data de 1894 y que en un principio se llamaba Hotel Universal, uno de los más importantes de comienzos del siglo XX. Tanto su exterior e interior guardan aspectos de la época de esplendor del hotel, por lo que puedes hacer un viaje al pasado admirando sus pinturas, escritorios, su piano y más. Los precios van desde los CLP$ 15.000 para quien busque habitación con baño compartido; y desde los CLP$ 18.000 con baño privado.
Dirección: Pedro Montt 344.

Qué comprar

Sin duda sus quesos. Alrededor de la plaza te encuentras con la tienda de Puerto Octay Lácteos, en la cual no solo puedes aprovechar de comprar las diversas variedades de los quesos; sino también otros productos como mantequilla, embutidos, mermeladas y más. También, a un costado del restaurant Baviera está la tienda Quesos del Sur, tienen gran cantidad de quesos de la región, incluso con diversos sabores.

También no dejes pasar la artesanía. En muchas de las cafeterías y hoteles funcionan pequeñas tiendas de artesanía, donde predominan los productos de cuero, madera y de lana. No es necesario que entres a uno de estos lugares a tomarte un café (obvio que puedes hacerlo si quieres), ya que puedes solo comprar un lindo souvenir si es lo que deseas.

Por qué vas a querer volver

Querrás volver porque en realidad la comuna de Puerto Octay abarca 1.796 km2 y, como te lo comenté al comienzo, es mucho más que ser la ribera norte del lago Llanquihue, también tiene al lago Rupanco.

El lago Llanquihue es tan grande y tiene un oleaje que a muchos –incluso a Pedro de Valdivia- les hace pensar que es un mar, no un lago. Por eso, en muchas partes se puede disfrutar de hermosas playas, como el balneario de Las Cascadas, Playa Maitén, Playa Centinela, Puerto Fonck y más.

Estas playas están insertas en una de las tantas zonas de Puerto Octay. Cascada, Puerto Fonck, Centinela, son algunas; mientras que por el sector del lago Rupanco podemos encontrar Las Gaviotas. Y también está el sector El Escudo, en cuyo cruce uno puede ir hasta Los Lingues Lodge.

Hay mucho por conocer, poco a poco les iré contando de cada uno de sus rincones. Mientras, si quieren ir de paso por esta comuna y conocer su zona típica, las recomendaciones que les acabo de dar son las que pude comprobar.

Ubicación

Puerto Octay queda al sur de Chile, en la Región de Los Lagos. Es parte de la provincia de Osorno y se rodea de otras zonas turísticas importantes como Frutillar.

Se encuentra a 50 kilómetros de Osorno y a 78 kilómetros de Puerto Montt, la capital de la Región de Los Lagos. Desde Santiago de Chile, la distancia es de 979 kilómetros.

Cómo llegar

En avión:
Hay dos posibilidades: tomando un vuelo hasta Osorno o hasta Puerto Montt. Si bien la opción más cercana es el aeropuerto de Osorno, la mayoría de la gente llega hasta Puerto Montt, porque hay más frecuencia y aerolíneas que llegan a este destino.

Luego, desde el terminal de buses de Puerto Montt, se es posible embarcar hasta Puerto Octay.

En bus:
Desde Santiago puedes tomar un bus en el Terminal del Sur con la empresa Beta Bus, que disponen de servicio de semi cama y salón cama, desde los CLP$ 12.000. En un horario fijo y diario a las 20:45 y cuyo viaje dura alrededor de unas 13 a 14 horas. Estos buses pueden realizar paradas a lo largo de la Ruta 5 Sur, pero también entra a los terminales de buses de La Unión, Osorno y Purranque.

También puedes tomar un bus hasta Osorno y allí tomar un interurbano que te deja en Puerto Octay en una hora más o menos.

En auto:
También puedes tomar un bus hasta Osorno y allí tomar un interurbano que te deja en Puerto Octay en una hora más o menos.

¡No dejes de visitar este destino!

Te puede interesar…

Post Author: Cami Figueroa Hidalgo

Viñamarina y periodista de vocación y profesión. Decidí dejar el fin del mundo para conocer los lugares que nos muestran los libros y desde ahí colecciono historias en mi mente y en mi cámara. Hoy mis padres me preguntan cuándo vuelvo, no cuándo me voy. Por cada viaje hago una bitácora para que mis nietos o más lejanos descendientes la lean y algunas de esas historias viajeras las comparto en el blog, donde también entrego datos útiles que recolecta en las visitas que hago a diferentes ciudades, siempre andando Tras las Huellas del Mundo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *