Mi primer viaje a dedo

En un viaje por Uruguay con más ganas que presupuesto, me quedé corta de plata y con mis bolsillos y billetera casi vacíos, pero eso no me impediría terminar mis vacaciones. Aunque en ese tiempo no disponía de tarjeta de crédito y sólo llevaba lo justo de efectivo, la idea de ahorrar haciendo un viaje a dedo en la carretera fue lejos la mejor que tuve.