Lo que hay que ver en San Pedro de Atacama (parte 2)

San Pedro de Atacama y sus alrededores tienen tanto que ofrecer, que ninguna lista de “imperdibles” les hace justicia. Siempre quedará algo más por descubrir. Aquí una segunda selección de lo que hay que ver de este hermoso lugar del norte de Chile.

¿Ya viste la primera parte de este post? Bueno, ahora te comento mis otros cinco lugares-tours* favoritos del desierto de Atacama que no debes dejar de visitar.

Paisajes que hacen pensar que estás en otro mundo y un nivel de sal tan potente, que flotar es lo único que te deja hacer. Ah, y lo blanco que veas en las fotos no es nieve, es sal.

Valle de la Luna: se llama así porque es estar, literalmente, en suelo lunar pero con gravedad. Algunos mitos dicen que los astronautas nunca llegaron a la luna en 1969, sino que llegaron a este lugar, que queda a unos 20 minutos de San Pedro de Atacama. Es un santuario de la naturaleza con formaciones rocosas impresionantes de diversos minerales, como la sal, el yeso y la arcilla, entre otros. En el lugar hay unas formaciones turísticas famosas, como “el anfiteatro” (el de la foto), las “cavernas de sal” y “las tres Marías”. El camino está en buenas condiciones, por lo que puedes llegar en tu propio auto o bicicleta. La entrada va desde los $500 a los $2.000.

Valle de la Muerte: no es que vayas para allá y estés en peligro. Nada que ver. Este parque nacional también queda muy cerca del pueblo de San Pedro, a solo 2 kilómetros, así que puedes ir en tu auto o bicicleta. Contiene una gran cantidad de arena, por lo que muchos turistas van a hacer sandboard. Se llama así por un error -según mi guía turístico- porque un cura belga quiso llamarlo “Valle de Marte” por su parecido al planeta rojo, pero no se le entendió bien lo que decía y por eso quedó como “muerte”; otros dicen que es porque es un lugar inhóspito.

Laguna Cejar: es el mar muerto de Chile pero “más muerto aún”, porque su nivel de salinidad es tan grande (4 veces mayor que el océano Pacífico) que flotas apenas posas tu cuerpo en sus aguas. Yo no podía salir de ahí por el nivel de salinidad. Queda a 20 kilómetros de San Pedro, unos 30 minutos en auto. Recomendación: cuando salgas de ahí ve a las duchas y sácate la sal, porque al día siguiente tu ropa de baño va a parecer una roca. Lamentablemente el último tiempo aumentó significativamente el valor de las entradas y está a $10.000 (yo alcancé a pagar mucho menos) si vas antes de las 2pm, después aumenta a $15.000.

Laguna Tebenquiche: muchos tours dejan esta laguna para el final del día y aprovechar así la luz que entrega el atardecer. Se formó por deshielos y lluvias, su color es de un azul intenso y su profundidad es muy baja, dejando a la vista las capas de sal que la conforman. Es hábitat de diferentes aves y de algunos zorros. La entrada es de $2.000 y queda un poco más al sur de la laguna Cejar (5 minutos).

Andar a caballo: me parece importante señalar esto porque yo lo hice y lo recomiendo si tienes tiempo. Hay diversas posibilidades de realizar excursiones a caballo por algunos de los valles y/o por los alrededores de San Pedro de Atacama. Se pueden visitar oasis y otras zonas no turísticas. Mi paseo duró dos horas (después me dolía bajarme) y quien nos guiaba contaba de las diversas especies de árboles de la zona y de qué ave era la que realizaba tal o cual sonido. Hay paseos de menos o más tiempo, solo tienes que buscar el que te acomode.

¡OJO CON ESTO!: La Piedra del Coyote es uno de los lugares en el mundo que identifican sitios y dan una imagen de postal. En San Pedro la Piedra del Coyote o “mirador de Kari”, es LA imagen. A algunos les da miedo verlo, otros lo único que quieren es que la cámara no falle cuando se está ahí. Queda un poco al norte del Valle de la Luna y es una parada obligada y se puede observar la quebrada de Kari (que le da nombre al mirador) que queda a una gran profundidad. Pero… ¡ESTÁ CERRADO! ¿La razón? Está agrietada y por protección está impedido su paso. Así que qué suerte para aquellos (como yo) que pudieron sacarse una foto ahí.

San Pedro de Atacama, Chile. 2014.

* SI DESEAS SABER SOBRE ALGUNAS AGENCIAS ESPECIALIZADAS PARA ESTOS TOURS, PUEDO RECOMENDARTE ALGUNAS. ESCRÍBEME A TRASLASHUELLASDELMUNDO@GMAIL.COM O DEJA TU COMENTARIO Y TE RESPONDO A LA BREVEDAD.

Post Author: Cami Figueroa Hidalgo

Viñamarina y periodista de vocación y profesión. Decidí dejar el fin del mundo para conocer los lugares que nos muestran los libros y desde ahí colecciono historias en mi mente y en mi cámara. Hoy mis padres me preguntan cuándo vuelvo, no cuándo me voy. Por cada viaje hago una bitácora para que mis nietos o más lejanos descendientes la lean y algunas de esas historias viajeras las comparto en el blog, donde también entrego datos útiles que recolecta en las visitas que hago a diferentes ciudades, siempre andando Tras las Huellas del Mundo.

1 thought on “Lo que hay que ver en San Pedro de Atacama (parte 2)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *