El 19 de octubre de 2016 abre sus puertas el templo Bahá’í en Chile, siendo el primero y único -hasta el momento- de Sudamérica. Ubicado en la comuna de Peñalolén, esta casa de adoración es una de las 9 que hay en el mundo e invita a que nacionales y extranjeros la visiten, sin importar la creencia religiosa. 

Mirando hacia la precordillera de los Andes, en el sector de Peñalolén, a libre vista se ve una estructura arquitectónica que no deja indiferente a nadie. Se trata del templo Bahá’í, que abrió sus puertas a fines de 2016 y cuya ubicación ha cautivado a todos los visitantes, ya que permite tener una vista privilegiada de Santiago, además de ser un espacio de silencio y adoración para cualquier creencia religiosa o para quienes no tienen alguna.

Una casa de adoración digna de visita y no solo por el significado espiritual que tiene detrás, sino que por su arquitectura, la cual estuvo a cargo en conjunto por Siamak Hariri (Hariri Pontarini Architects) y Benkel Larraín Arquitectos, y cuyos detalles no son al azar, pues el diseño como tal y los elementos utilizados en su construcción, tienen un significado.

A simple vista la estructura parece una flor, como un tulipán y sí, eso es lo que quiere parecer. Manteniendo las características básicas del resto de los templos en el mundo, esta estructura buscó desde un principio estar en armonía con el paisaje y entorno natural y silvestre de una gran ciudad, y cumple, además, con las nueve puertas, los nueve lados (pétalos) y la cúpula central, como característica común. Cada pétalo fue construido con vidrio fundido en su exterior, lo cual le permite resistir las altas temperaturas del verano sin resquebrajarse, mientras que su interior está hecho con mármol traído de Portugal, por lo que se mantiene a temperatura estable y también genera características traslúcidas ideales para realzar la luz natural y así aprovecharla al máximo.

 

Las casas de adoración Bahá’í son 9, pero una de ellas ya no es posible conocerla porque fue completamente destruida por un terremoto; se trata de la perteneciente a Turkmenistan, que fue el primer templo Bahá’í del mundo, construido en 1908, y tuvieron que pasar 45 años para que se construyera la segunda casa de adoración, esta vez en Estados Unidos, en Illinois en 1953. Desde ahí las otras 7 son: Kampala, en Uganda en 1961; Frankfurt en Alemania, en 1964; Sydney, Australia en 1965; San Miguelito, Panamá en 1972; Tiapapata en Samoa, 1984; Delhi en India, en 1986 y finalmente, Santiago de Chile en 2016.

La fe Bahá’í nace en Irán a mediados del siglo XIX como una religión monoteísta cuyos seguidores creen en las enseñanzas del Baha’ullah, su profeta y fundador. Hoy es una de las religiones independientes más jóvenes que existen en el mundo y sus creencias tratan sobre, principalmente, la unicidad de Dios y la religión, la unidad de la humanidad y la liberación de los prejuicios, el desarrollo de las cualidades espirituales, entre otros. Pero más allá de la creencia de alguna deidad, la fe Bahá’í se centra en el principio de la unidad de la raza humana, por eso todos los creyentes de cualquier religión -o de ninguna- son invitados a asistir a esta casa de adoración, tanto si quieres rezar o meditar.

 

 

ALGUNOS DETALLES A CONSIDERAR EN TU VISITA AL TEMPLO:

  • Se pueden tomar fotos del exterior, pero no del interior.
  • El uso de drones es con solicitud previa.
  • No es necesario hacer reserva previa para ir.
  • Los lunes está cerrado y también los feriados irrenunciables.
  • Al subir las primeras escaleras un grupo de voluntarios te entregará -gratuitamente- un pequeño libro con oraciones bahá’ís.
  • Al interior del templo está prohibido el uso de celulares y cámaras fotográficas, como una manera de respetar a quienes están meditando u orando.
  • No se realizan misas ni nada parecido, ya que corresponde a una casa de adoración donde todas las creencias son bienvenidas.
  • Sí, hay baño. Y son bien espaciosos, donde también se pueden encontrar enchufes.
  • No se pueden llevar mascotas.
  • Para comer algo hay un área disponible para el consumo de alimentos y bebidas cerca de la entrada, ya en el área del templo no está permitido ni comer, ni beber, ni fumar.
  • Hay una biblioteca donde te puedes informar más sobre la fe Bahá’í.

 

CÓMO LLEGAR:

La dirección exacta es Diagonal Las Torres 2000 en la comuna de Peñalolén, pero dejando a un lado las numeraciones, es muy, muy fácil darse cuenta dónde está. Para llegar al templo Bahá’í hay diversas opciones, aquí te entrego dos:

  1. Tomar la línea 4 del metro de Santiago y bajarte en la estación Grecia. Desde la estación Grecia puedes: tomar un colectivo (que salen desde el supermercado Santa Isabel) o tomar una micro que llegue hasta Diagonal Las Torres y desde ahí tomar un colectivo que suba al templo.
  2. Llegar en auto subiendo derecho por Avenida Grecia o por Diagonal Las Torres.

HORARIO:

De martes a domingo, de 07:00 a 20:00 .Viernes y sábado con horario extendido hasta las 22:00 horas. Se recomienda ir en la semana para evitar la aglomeración de gente.

 

* Agradecimientos a la Corporación Cultural de Peñalolén, quienes me invitaron a conocer el templo. En especial a Marylin Peñalosa, encargada de Turismo de dicha corporación.